La Bella y la Bestia

Nuestro huésped a creer en el amor sea usted

“Ella es una chica Testaruda”, le dice Maurice al encargado de mantenerlos encerrados cuando Belle escapa para ayudar a aquél, a quien aún sin decirlo todavía, sabe que ama. 

 

Y es que esta nueva versión del clásico La Bella y la Bestia, llegó recargada de un espíritu de lucha mucho más fuerte. Su mensaje principal es que ser señalado por ser diferente no es necesariamente algo malo, si ello te impulsa a ser coherente con tus deseos más poderosos y en el camino, encontrar el amor donde menos lo esperas.

¿Cuántas veces nos han dicho que los cuentos con final feliz, las historias de Princesas de Disney sólo han perjudicado psicológicamente a toda una generación? Artículos, ensayos y libros completos se han escrito sobre las heroínas de Disney y sobre cuán irreal estas historias resultan en nuestros días.

 

Lo cierto es que, ayer, mientras veía esta película me permití creer que es posible enamorarte más allá de las apariencias, aún sin saber que la temible Bestia se convertirá en tan apuesto príncipe. 

¿Por qué no creer que allá afuera, cuando menos lo esperas, cuando más criticado te sientes, la vida te tiene reservada una sorpresa? Lo mismo da pensar negativamente como creer que es posible. 

 

Emma Watson nos recuerda con cada mirada a la inolvidable Hermione, pero en este filme alcanza un nivel de ternura y belleza tal, que hace completo honor al nombre de su personaje. Sus sonrisas conquistan y sus miradas enamoran, sin dejar de mostrar cuán valiente y obstinada puede llegar a ser. 

La Bella y la Bestia, como aquella escena en la que el crítico de comida Ratatouille es transportado por el sabor del platillo a los recuerdos de su niñez, remueve esos sentimientos que el cuento animado generó en aquel momento y ese niño viene al presente para recordarnos que se puede seguir creyendo. ¿Por qué no?

 

Música, baile, perfecta animación, el atrevimiento de crear una versión del personaje de Le Fou mucho más humana… definitivamente puedo decir que esta película ocupará un lugar privilegiado en mi rincón de favoritas del séptimo arte.

Testarudo, ¡síguenos en redes sociales!